Buscar
  • República en Marcha

Presupuesto FNDR 2020 y una real descentralización


Ministerio de Hacienda - Imagen Referencial

Chile es el país más centralizado de los 34 países integrantes de la OCDE y el más centralizado de América Latina, según informe del BID OCDE, mientras en Chile solo el 14,4% del presupuesto del Estado es descentralizado en promedio los países de América Latina y los integrantes de la OCDE están en el 31% y los más desarrollados como Suiza, Estados Unidos o Canadá, llegan prácticamente al 50% y cuando se trata de porcentaje del PIB estamos solo en el 3,4% en relación a cerca del 15% OCDE.


Es en este contexto que año a año los intendentes y sus equipos técnicos, luego de recibir el estudio de la comisión de presupuesto del GORE y nutrirse de diversos antecedentes que permiten hacer una estimación del gasto de los gobiernos regionales, concurren al ritual, casi colonial de una procesión a la SUBDERE y Hacienda, en Santiago (Único centro de Poder, Constitucional, en el marco de un Estado Unitario) para solicitar antes de la elaboración de la Ley de Presupuesto para el año siguiente, el que estiman debiese ser el presupuesto FNDR para su respectiva región.


La región del Bio Bío, para el año 2019 sufrió los embates de la creación de la nueva región de Ñuble y, por primera vez luego de una histórica tendencia alcista que hizo posible un presupuesto de 114 mil millones para el 2018, sufrió un recorte significativo que impuso al GORE un presupuesto FNDR de 71 mil millones el 2019, lo que pese a que el FNDR corresponde a menos del 8% del total del gasto en la región, tiene una enorme repercusión, para los municipios pequeños, con presupuestos exiguos, cuya capacidad de financiar iniciativas de inversión depende del FNDR, para poder emprender nuevas iniciativas de inversión y dar cumplimiento a los compromisos adquiridos, en proyectos con convenios firmados y otros aprobados que no cuentan con el financiamiento para su materialización.

Es preciso, frente a la solicitud de los gremios de 157 mil millones o los 127 mil solicitados por el Consejeros Regionales para el 2020, aterrizar con realismo y responsabilidad, las expectativas y cuidar nuestros liderazgos, pese a hacer todos los esfuerzos colectivos necesarios por alcanzar el máximo posible, que permita hacer frente a los compromisos adquiridos por el GORE y al mismo tiempo levantar nuevas iniciativas de inversión.


Pero en el entendido que estamos frente a una estructura jurídica, constitucional e institucional, que no resiste un año más y que no puede seguir como la conocemos y que requiere de correcciones urgentes como imperativos, la meta de la lucha de las regiones no puede ser solo un par de miles de millones más en el FNDR del año siguiente, esperamos que el 2020 sea un año intenso en la implementación de una agenda de descentralización que dote a las regiones de un marco financiero distinto que nos permita ponernos al nivel de los países OCDE en materia de gasto descentralizado de manera gradual y acompañado de una legislación y las correcciones necesarias para hacerlo con eficiencia y eficacia, modernizando el sistema de inversión, impulsando la modernización de la matriz, dando impulso a la innovación y a la incorporación de valor, que nos permita construir regiones inteligentes y en plena observancia a los 17 objetivos del desarrollo sostenible, que oriente sus esfuerzos a reducir las profundas desigualdades territoriales, para construir un solo Chile.


En esa línea llegó la hora de priorizar la sustitución del FNDR, tal como lo conocemos, de aprobar presupuestos FNDR de a 5 años y renovarlos cada 3, para terminar con la improvisación y planificar el desarrollo y los compromisos, con responsabilidad, para lo que los convenios de programación constituyen un valioso aporte. De diversificar los fondos creando uno para impulsar I+D+i desde los territorios, con fondos destinados a acercarnos al mundo desarrollado, superando nuestro 0,4 del final de la tabla, y con un incremento real a través de una Ley de Rentas Regionales, que represente un aporte real y que no grave la inversión como está originalmente previsto y con un incremento real en los fondos incluso sectoriales, que puedan ser decididos descentralizadamente a través de los GORE acompañado de un marco institucional para la descentralización real, comendando por la modificación del artículo 3 de la Constitución y buscando la actualización de la regionalización o división política y administrativa.


Augusto Parra Ahumada

Presidente Fundación República en Marcha

101 vistas

© 2020 Fundación República en Marcha | www.republicaenmarcha.cl | contacto@republicaenmarcha.cl

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco