Buscar
  • República en Marcha

Modernización del Estado: una necesidad republicana.


Palacio La Moneda.

Felicitaciones al Gobierno por conformar la Comisión Asesora Presidencial para la Modernización del Estado y paso a compartir algunas de las expectativas que despierta esta tan valiosa iniciativa.

La modernización del estado adquiere una dimension profunda, los objetivos deben conjugarse no sólo con la eficiencia y la eficacia de los servicios públicos, ni con sólo la digitalización, si no con devolver dignidad, credibilidad y prestancia al aparato público para robustecer nuestras instituciones políticas y nuestra alicaída y deteriorada democracia.

Es de la esencia de las prioridades para alcanzar el desarrollo, sentar las bases de un nuevo trato o pacto social y político, que permita recuperar el sentido republicano y de nación como gran proyecto colectivo.

No va a ser posible alcanzar esos nobles objetivos, sin comenzar a medir el impacto y la calidad de las políticas públicas, por la vía de una Agencia Nacional de Políticas Públicas, con autonomía similar a la del Banco Central o la Contraloría General de la República, sin comenzar a planificar la inversión pública con mirada estratégica, de largo plazo e incorporando mecanismos de control que trasciendan al control puramente administrativo y fiscal, para controlar calidad e impacto de la inversión en función de objetivos que reduzcan la discrecionalidad, debemos poner un cerco divisorio en la administración política del gobierno y separarla de aquella propia del Estado, pues aquellos servicios que cumplen funciones estructurales y permanentes, deben contar con planes de desarrollo estratégico de largo plazo que permitan acercarlos a los ciudadanos, aumentar su eficiencia y modernizar su gestión de manera continua y permanente, lo que requiere alejar la intervención política y de gobiernos de turno de su gestión, en servicios por ejemplo como Gendarmería, Registro Civil, SENAME, Impuestos Internos, ONEMI, entre tantos otros.

Este Estado moderno debe ser descentralizado, fortaleciendo el Poder Local y a las regiones, pero no sólo traspasando recursos, autonomía política y competencias, sino también adecuando a la nueva estructura regional, instrumentos de planificación, de gestión y de control administrativo, político y social.

Una democracia sana requiere de transparencia, participación y control social activo para involucrar al ciudadano en la gestión, hacer cercana y amigable la gestión del Estado, evitar abusos, concentración de poder en instituciones políticas, pero esa participación, debe resguardar la democracia representativa y fortalecerla, para evitar el populismo y las tentaciones caudillistas y ahí está la necesidad de avanzar en participación ciudadana directa, en políticas consultivas con acceso moderno y expedito a través de la digitalización, la inteligencia artificial, el big data y el Internet de las cosas, incorporado a la gestión de nuestros servicios, lo que a su ves requiere un fuerte y permanente compromiso del Estado con la formación cívica y ciudadana para hacer uso inteligente de estas nuevas herramientas puestas al servicio de nuestra gente y a la vez de la formación y alfabetización digital permanente para el uso de las nuevas herramientas no sólo del Estado, sino aquellas que trae consigo la revolución científica y tecnológica que vivenciamos, para pasar de ser observadores a protagonistas del desarrollo y de los desafíos del presente y futuro.


Augusto Parra Ahumada

Presidente Fundación República en Marcha

42 vistas

© 2020 Fundación República en Marcha | www.republicaenmarcha.cl | contacto@republicaenmarcha.cl

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco