Buscar
  • República en Marcha

La Institucionalidad bajo amenaza



De la mano de la radicalización y polarización y frente a la ausencia de un centro político, así como producto del abandono de la centro izquierda democrática de las ideas de moderación, que son de su esencia, para priorizar pactos y acuerdos que ponen la vocación de Poder y de mayoría, por sobre la defensa de sus propios ideales, resulta evidente la escasa presencia de las ideas de prudencia, de gradualidad y de sensatez, en un debate político que pierde densidad y qué parece eludir conducir y deliberar para entregarse al populismo y las respuestas fáciles en tiempos complejos.

El evidente deterioro de la política ha llevado por ejemplo al buen "Mario Vargas Llosa", quien suele interpretar a muchos, a partir de su coherencia, asertividad y compromiso democrático a sugerir, en su columna el diario El País de la semana pasada, columna que celebraba además 30 años de presencia semanal en dicho medio de impacto global, en que hace un repaso histórico de su semanal reflexión y señala en relación a nuestro país: "En Chile, en el que cifré tantas esperanzas, todo parece haberse ido al diablo."

Destacados columnistas y líderes de opinión caracterizados por la mesura y la prudencia han venido a constatar en el último tiempo el deterioro de la política, su perdida de consistencia, sin ir más lejos hace algunos días Eduardo Aninat nos advertía estar ante la presencia de la peor Cámara de Diputados de la historia, lo que se conjuga con el más evidente despertar del populismo.

El complejo escenario al que hemos sometido a una cada ves más frágil democracia, no solo se conjuga con el menoscabo de la legitimidad, la credibilidad y confiabilidad de la acción política, si no que ha ido aún más lejos y ha comenzado a horadar nuestro preciado capital institucional, ese que nos ha hecho confiables y un referente internacional, nos ha resultado durante décadas en bajas tasas de riesgo y nos ha permitido ampliar nuestras fronteras a los mercados internacionales constituyendo, está apertura, una de las bases esenciales de nuestro progreso.

Cuando algunos con posterioridad al plebiscito del 25 de octubre, intentan introducir nuevas reglas del juego ampliando el número de constituyentes o incluso borrar con el codo el mismo acuerdo del 15 de noviembre de 2019, que da comienzo al proceso constitucional, algunos que ni siquiera lo suscribieron, intentando modificar incluso el quórum ahí establecido de los 2/3, intentando vulnerar la lógica de la expresión de la voluntad de las mayorías, resguardando el derecho y la inclusión de las minorías, para intentar pasar aplanadora e imponer su propio pensamiento; cuando un segundo retiro de un 10% de las AFP, más allá que Ud. pueda o no estar de acuerdo, es a través de una reforma constitucional vulnerando la exclusividad de la iniciativa legislativa en materia previsional, del Presidente, consagrada en la Constitución; cuando hay zonas del país o condiciones que nos transforman factualmente en un Estado fallido, dónde el Estado de Derecho se ausenta; Cuando mecanismos de control constitucional y político como las Acusaciones Constitucionales, son utilizadas sin fundamento jurídico y para obtener ventajas políticas, asistimos a una ya casi permanente tensión y entredicho de la institucionalidad que puede devenir en un deterioro de nuestro preciado capital institucional y que nos puede llevar por el derrotero de países vecinos y hermanos de América Latina que se han caracterizado por su inestabilidad política a manos de una fragilidad institucional indeseable para Chile.

Es hora de apelar a la ciudadanía para que en los procesos electorales que se avecinan puedan intentar elegir a mujeres y hombres comprometidos con la democracia, con el cuidado de las instituciones y alejados de las tentaciones populistas y exigir a los partidos como estándar mínimo su compromiso con la democracia, la paz y el cuidado y respeto de la institucionalidad en cuanto mínimo común para una una vida civilizada de progreso y alejada del flagelo de la inestabilidad política.


Augusto Parra Ahumada

Presidente Fundación República en Marcha

11 vistas

© 2020 Fundación República en Marcha | www.republicaenmarcha.cl | contacto@republicaenmarcha.cl

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco