Buscar
  • República en Marcha

Hacia un centro político inteligente


Imagen referencial

Una alternativa a los extremos, que sustituya la afirmación de los propios ideales por un diálogo democrático, fecundo y que facilite construir acuerdos, constituye el mínimo común denominador para impulsar el desarrollo sobre la base de acuerdos que hagan viable que este sea representativo e inclusivo, para amalgamar un futuro compartido y colectivo y es la base para comenzar a justificar el emergimiento de un nuevo centro político.

Luego es preciso asumir que el modelo que más progreso ha traído a la humanidad y que ha logrado de mejor manera combatir la pobreza es la economía de libre iniciativa y que por tanto pese a que las formas de explotación e implementación del modelo evidencian languidecencia y agotamiento, este no debe ser sustituido sino debe ser compatibilizado, con una explotación racional de los recursos naturales, con el cuidado al medio ambiente, con el combate a la emergencia climática, debe asignar de mejor manera sus frutos, combatiendo el hambre, la pobreza por ingresos, los factores de vulnerabilidad que engloban la pobreza multidimensional, debe promover una mejor democracia y el respeto universal a los derechos humanos, en todo lugar y circunstancia, así como elevar a derechos humanos de segunda generación, factores de vulnerabilidad provocados por la degradación a la que hemos sometido al planeta y debe hacerlo en una perspectiva global, que amplíe los mercados, pero al mismo tiempo los oriente hacia el bien común, acompañado de una institucionalidad internacional fuerte y orientada a los objetivos del pacto global 2030, el combate global al cambio climático, entre otros principios fundamentales en este párrafo de manifiesto.

Debe consignar la inversión sobre bases sólidas basadas en la confianza, la certeza jurídica, la responsabilidad fiscal y la estabilidad política y económica, como un principio; El crecimiento económico y su promoción permanente como una vía insustituible para el progreso y la distribución eficaz, justa y con hondo sentido social, como fin e imperativo ético y moral, incorporando innovación y desarrollo en cada una de estas etapas, para compatibilizar el modelo con una mirada que le dote plenamente de viabilidad, sostenibilidad y proyección en el tiempo.

Debe hacerse cargo de entregar respuestas a los nuevos paradigmas propios de una vertiginosa y disruptiva época de transformaciones, que trate por sobre todo la urgencia de asumir colectivamente posturas éticas y morales por ejemplo en torno al uso de la información personal, frente a las alternativas que van entregando los cambios en salud, en materia de automatización, frente a las nuevas formas de trabajar, de relacionarnos, de comunicarnos y de vivir.

Un centro, por sobre la izquierda y la derecha, constructiva, por sobre las lógicas de gobierno y oposición y que haga carne el ideal republicano de la amistad cívica y de la colaboración constructiva.

Un centro que promueva una democracia inteligente que no se deje arrastrar por reacciones emocionales y populistas ante los estímulos propios de los tiempos y que procese soluciones racionales, reflexivas e inclusivas, profundamente respetuosa de las minorías a través de estados de derecho fuertes y de decisiones representativas, que gocen de la legitimidad adecuada, lo implica repensar un sistema político, que recupere, legitimidad, credibilidad y confianza.

Todo este sueño desde Estados Modernos que gobiernen a través de políticas públicas para alcanzar objetivos plausibles, que puedan ser medidas y acompañadas en su proceso de implementación, para ser reforzadas, corregidas o sustituidas oportunamente y con un gasto fiscal eficiente en la misma dirección, con los controles sociales adecuados, que hagan a cada ciudadano parte de la construcción de una nación como gran proyecto colectivo.

Así ponemos en evidencia la vigencia de la libertad, igualdad y fraternidad, tras una estrategia de desarrollo, que hace posible un desarrollo integral, inclusivo y sostenible, como la mejor vía para asegurar la República.


Augusto Parra Ahumada

Presidente Fundación República en Marcha

14 vistas

© 2020 Fundación República en Marcha | www.republicaenmarcha.cl | contacto@republicaenmarcha.cl

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco