Buscar
  • República en Marcha

Gobiernos regionales y participación ciudadana: Una nueva relación por construir


Imagen Referencial

En el último tiempo la efervescencia que se ha dado en el debate público respecto a la futura puesta en marcha de la elección de gobernadores regionales en Chile ha mantenido a la población entre dudas y esperanzas. La descentralización y el fortalecimiento de la regionalización se ha venido dando desde hace años, gracias al compromiso programático y participativo de actores del mundo de la academia y la sociedad civil quienes han presionado a la institucionalidad pública y al poder (radicado en ese centro de impulsión política que es Santiago y que ha atosigado por años el desarrollo y fortalecimiento de los territorios) a que se avance en reformas sustantivas en estas materias.

Por otra parte, el paradigma burocrático que permea la administración del Estado, con el paso de los años también ha generado cambios concretos, y hoy es impensado que no se hable de la participación ciudadana en la gestión pública, puesto que es un elemento fundamental para el fortalecimiento y cuidado de la democracia, el control social efectivo y sobre todo para la presencia de ciudadanos activos siendo partícipes en los procesos que la institucionalidad desarrolla. Desde la administración de Ricardo Lagos hasta el último gobierno de Michelle Bachelet se han generado variados instrumentos que de alguna u otra forma han puesto en el eje de la gestión pública la participación ciudadana, desde instructivos presidenciales, pasando por políticas de participación, Comisiones Asesoras Presidenciales, Ley sobre Asociaciones y Participación Ciudadana y la reciente Ley 21.074 de fortalecimiento de la regionalización en el país que en su Art. 4° señala la inclusión de los consejos de la sociedad civil en los gobiernos regionales, sin duda un mecanismo de participación ciudadana que era de base en las propuestas de la sociedad civil.


En materias de gobiernos regionales, la agenda de descentralización que el gobierno de Chile desarrolló entre los años 2014-2018, contempló la creación de un programa de pilotaje que estaba a cargo de la SUBDERE, que dentro de las principales funciones de este programa INCIDE estaba la construcción de políticas y/o reglamentos regionales de participación ciudadana, donde se contempla no solo los mecanismos de participación ciudadana que la región tendrá, sino también incluye a un Consejo de la Sociedad Civil Regional y desde el punto de vista administrativo la creación de Unidades de Participación Ciudadana. Las regiones de Tarapacá, Coquimbo, Bío-Bío, Los Ríos y Aysén, fueron las elegidas para le experiencia piloto, en la actualidad tiene vigente una política como tal Tarapacá y Coquimbo, Bío-Bío un reglamento de participación ciudadana, Los Ríos en proceso de construcción y Aysén en proceso de ser presentada al CORE. Lo cierto es que más allá del diagnóstico en el avance de la construcción de este instrumento en las regiones antes mencionadas, es indispensable revisar que está pasando en las otras regiones, considerando que la elección de gobernadores regionales no es solo el elemento fundamental en el proceso de descentralización y fortalecimiento de las regiones, también está el hecho de avanzar no solo en la constitución de los COSOC Comunales y su respectiva actualización, -algo que dejo clarísimo respecto a su estado actual el Informe del estado de la participación ciudadana en Chile que emitió el Consejo Nacional de Participación Ciudadana- sino también la creación de una Escuela de Dirigentes Sociales que tomen como elemento fundamental que los contenidos a impartir sean fuertemente vinculados a aspectos como el desarrollo económico regional y territorios, de tal manera que quienes sean parte de este espacio de aprendizaje, puedan estar conscientes y con las herramientas para contribuir al fortalecimiento de sus comunidades y territorios, puesto que de lo contrario serán solo la presencia de módulos genéricos que mantendrán una visión acotada de las materias y no se podría avanzar en una visión integral de la región, tanto en sus problemas, desafíos y construcción de soluciones, espacio esencial para que la ciudadanía sea parte del modelo de región que quiere, y no sea solo que a través de los instrumentos existentes estén ahí, sin que exista un ente encargado de monitorear en el avance del desarrollo de la región.


Hoy no podemos quedarnos solo a la espera de lo que significará el proceso de elección de gobernadores regionales, viendo cómo se comienzan a alistar quienes asumirán el desafío de mostrarle a la ciudadanía por qué quieren asumir el mandato popular de conducir la dirección de donde va la región a través de un trabajo participativo y colaborativo, sino también hay que comenzar a exigir a las autoridades actuales que inicien el trabajo ciudadano de construcción de una política de participación ciudadana para la región, puesto que de acuerdo con los mecanismos existentes, estos muchas veces se dan de manera simbólica más que representativa y de carácter vinculante.


Eduardo Leiva Zumelzu

Administrador Público

Secretario Ejecutivo Observatorio para la Calidad de la Democracia

Fundación República en Marcha

31 vistas

© 2020 Fundación República en Marcha | www.republicaenmarcha.cl | contacto@republicaenmarcha.cl

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco