Buscar
  • República en Marcha

¿Cómo medir la eficiencia de un Gobierno Regional?


Gobierno Regional del Biobío | Concepción, Chile.

Existe en la contingencia regional en el Biobío una crítica por parte de la oposición al Gobierno Regional por existir una baja ejecución presupuestaria del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), sin embargo, por decir lo menos, resulta bastante arcaico medir la eficiencia de un Gobierno Regional en función de la ejecución presupuestaria y la velocidad de las asignaciones.

Si bien, el más importante de los objetivos para los que fue creado el FNDR es el equilibrio territorial, en apoyo a los sectores más postergados y el desarrollo ecuánime del territorio, debemos preguntarnos, si luego de la creación del FNDR el año 1974, vía decreto supremo de la época, o si después de la reforma constitucional del año 1991, que crea los Gobiernos Regionales, ¿somos más o menos desiguales territorialmente?

Habrá muchos que darán distintas explicaciones basándose en que el país ha progresado muchísimo, sin embargo, veremos que el desarrollo se ha acrecentado solo en los mayores asentamientos urbanos. Si utilizamos la estadística, base de un análisis serio, será evidente que las principales comunas, las capitales provinciales y la capital regional, concentran significativamente el gasto. Al aproximar transferencias de recursos en el ejercicio 2012- 2016, Concepción obtuvo 40 mil 700 millones del GORE, Chillán 19 mil 300 millones y Los Ángeles 19 mil 500 millones. Al observar la inversión FNDR percápita en 3 comunas, en el mismo período de ejercicio presupuestario, fue de $110.117 por habitante de Chillán, $179.115 por habitante de Concepción y $123.590 por habitante de Los Ángeles.

Que la descentralización deje de ser una quimera para transformarse en una realidad, requiere una serie de acciones, tales como la observación de una planificación adecuada, una mirada distinta respecto del análisis, una discusión con argumentos calificados respecto del uso de los recursos del FNDR, el traspaso de competencias, el fortalecimiento de los GORE, una Ley de Rentas, la elección popular del Gobernador Regional, la retención de talentos, la creación de las áreas metropolitanas, etc... Sin embargo, antes que todo ello, se requiere de un cambio cultural, con respecto a entender la eficiencia y la eficacia.

No pretendo en este análisis descalificar lo que se ha hecho, ni menos aún obtener algún rédito político de camarilla, muy por el contrario, espero hacer una humilde contribución a elevar el tono del debate y a lograr en lo sucesivo, por la vía del análisis de datos duros, intencionar un enfoque que haga posible el salto de desarrollo de las regiones, lo que es fundamental para consolidar el desarrollo de Chile, mejorar la distribución de los recursos públicos, ser más eficaces, eficientes, transparentes y responsables.


Augusto Parra Ahumada.

75 vistas

© 2020 Fundación República en Marcha | www.republicaenmarcha.cl | contacto@republicaenmarcha.cl

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco